Sin ninguna duda, el país de los mochileros

 

¿Quién no quiere ir aunque sea una vez en su vida a Tailandia? Yo creo que este destino es el sueño de muchos viajeros, y no cabe duda que se trata de un lugar increíble. 

 

Desde "caóticas" ciudades como Bangkok, a exhuberantes junglas en el Norte, o impresionantes y paradisiacas playas en Sur. Dejarse perder por cualquier rincón del país es la mejor opción!

 

 

 

 

Nuestro Recorrido

 

Vuelo a Bangkok

Bangkok

Tren hacia Ayuttaya

Tren nocturno hacia Chiang Mai

Trekking por la jungla

Vuelo hacia Puket

Barco hacia Ko Phi Phi

Ko Phi Phi

Barco hacia Railay

Vuelo hacia Bangkok

Vuelo a España

Tailandia

Tailandia, el país de los mochileros

 

 

 

 

lusiones, alegrías y sueños por cumplir. De nuevo un rincón de Asia por descubrir, esta vez Tailandia. 

Primera parada, Bangkok, capital del país, un caos controlado.

 

 

BANGKOK

 

Desde el aeropuerto existe la posibilidad de llegar al centro de la ciudad en tren, una opción mucho más económica que la del taxi. Una vez en el centro, nos moveremos en taxi o en tuc-tuc, para distancias cortas es lo más acertado.

 

Nos alojaremos en Kao San, calle por excelencia para los mochileros. Numerosos alojamientos económicos, cientos de lugares para comprar de todo, gran ambiente nocturno, y la mejor opción para degustar todo tipo de comida tailandesa. 

 

Nosotros optamos por el Hotel Rika In. 

Existen numerosos templos para visitar, el más importante Wat Phra Kaew y El Gran Palacio, también conocido como el Templo del Buda Esmeralda.  

 

Enorme complejo compuesto por numerosos edificios y templos, muchos de ellos revestidos de oro. En uno de ellos se encuentra el famoso Buda Esmeralda, el cual sorprende a los visitantes por su pequeño tamaño en lo alto de un enorme “altar”. Cabe destacar que en este lugar está totalmente prohibido entrar con pantalones cortos, camisetas de tirantes, faldas cortas … en la entrada te alquilan la “ropa apropiada” para la ocasión, en el caso de las chicas, una falda tipo pareo hasta los pies y una camisa de algodón de manga considerable para que no se vea nada de carne (es importante decir que la temperatura y la humedad del ambiente es elevadísima) (después de esto nos tuvimos que ir a dar un baño a la piscina del hotel, estábamos muertos de calor y deshidratados).

 

Wat Pho, con el Buda Reclinado, de 46 metros de longitud y 15 metros de altura, y recubierto de pan de oro. A mi juicio, uno de los templos que más me gustó, y que al parecer es menos visitado que el Gran Palacio. 

 

Wat Arun, al otro lado del río, para llegar a él es necesario coger un ferry para pasar a la orilla opuesta. Famoso por su gran torre de 82 metros de altura. Los ferries cruzan el río cada pocos minutos desde el Tha Tien hasta el Tha Thai Wang.

 

Existen numerosos templos salpicados por toda la ciudad, al igual que interesantes mercados donde obtener recuerdos y objetos típicos del país. 

 

AYUTTHAYA

 

Siguiente destino, hacia el norte, Ayutthaya.

 

Desde Bangkok podemos llegar hasta Ayutthaya en tren, desde la estación de Hualamphong. Aunque la distancia es corta, el trayecto es bastante largo, puesto que los trenes no son rápidos y hacen muchas paradas. A nuestra llegada a la ciudad lo primero que hicimos fue dejar nuestras mochilas en la estación a cambio de unos pocos baths, así podremos visitar tranquilamente todo sin el gran peso a nuestras espaladas. 

 

Se trata de una hermosa ciudad, salpicada de templos en ruinas. En la antigüedad fue un importante puerto comercial en Tailandia y Asia. 

 

Se puede recorrer a pie, o en bici (opción más recomendada). Basta un día para ver lo más importante de la ciudad. 

Desde esta ciudad, podemos seguir nuestro camino hacia el norte, hacia las selvas verdes del norte del país, Chiang Mai. Desde la estación salen trenes que realizan el trayecto hacia Chiang Mai por la noche, con la opción de literas para dormir durante las 12 horas de viaje.  Al amanecer las vistas desde la ventana del tren son impresionantes. Inmerso en la salvaje y verde selva discurre lentamente este tren.

 

CHIANG MAI

 

A los pies de las montañas del norte de Tailandia se encuentra esta hermosa ciudad, más tranquila y punto de partida para realizar trekking de varios días por la selva.

De ambiente muy mochilero, se pueden encontrar numerosos alojamientos económicos y con gran ambiente. 

Nuestro alojamiento Diva Guest House, (www.divaguesthouse.com), su dueño un simpático suizo casado con una tailandesa. Él se encargó de ayudarnos con el treking por la selva y nos guardó nuestras mochilas durante los días que estuvimos fuera. Además, a la llegada de la selva, pudimos darnos una ducha y así seguir nuestro camino hacia Puket. También nos buscaron un tuc-tuc para irnos al aeropuerto. Por todo esto os recomiendo al 100% este alojamiento. 

En esta ciudad existe un gran bazar nocturno, Night Bazar, en donde se puede encontrar de todo, recuerdos, objetos típicos del lugar, centros de masajes por unos pocos baths, falsificaciones … merece la pena dejarse perder entre los innumerables puestos. 

Próximo destino, las montañas y selvas del norte.

 

Por unos pocos baths, unos 36 euros por persona, se puede disfrutar de tres días de aventura. Estos paquetes suelen incluir guía de habla inglesa, treking de tres días por la selva, poblados indígenas y arrozales de la zona, comidas hechas por ellos, alojamiento en cabañas, descenso del río en balsas de bambú y paseo en elefantes por la selva. 

 

Sin duda, una experiencia inolvidable para cualquier persona. 

 

En Chiang Mai hay numerosos lugares para contratar este tipo de actividades.

 

La aventura comienza con una camioneta que viene a recogerte a la puerta del albergue donde estamos alojados. Haremos un trayecto de una hora aproximadamente. La primera parada será en una aldea, en un mercado donde podremos comprar todo lo que necesitemos para nuestra aventura durante los próximos días. 

 

Después de esta pausa seguiremos en camioneta hasta un poblado en donde comenzaremos a andar. Antes de partir, el guía nos llevará a su casa, donde nos ofrece una bolsa de arroz y fruta para comer. Junto con los demás compañeros de ruta compartimos esta experiencia.  

 

Comienza la ruta, andamos y andamos por la selva. Como recompensa a nuestro esfuerzo el guía (Rambo) nos lleva hasta un río en medio de la vegetación, custodiado por cascadas, para darnos un refrescante chapuzón. Nuestra sorpresa, el río está lleno de pececillos que te mordisquean las piernas!. 

 

Las dos noches de ruta dormimos en cabañas típicas de la zona. Los lugareños nos reciben con los brazos abiertos. Estas cabañas están construidas de bambú, y madera, no tienen camas, por lo que dormiremos en el suelo, en unas colchonetas y con sacos de dormir. Nunca faltan las mosquiteras para protegerte de los mosquitos y demás bichos.

Durante la ruta atravesamos numerosos arrozales, sin ninguna duda, paisajes impresionantes. 

El tercer día y último día de aventura, aparte del treking, bajada del río en balsa de bambú y paseo en elefante por la selva. Grandes experiencias ambas.

Una vez hecho todo esto, volveremos en camioneta a Chiang Mai, nuestro punto de partida. 

 

 

PHUKET

 

Desde Chiang Mai volamos hacia el sur. Primera parada, de paso, Phuket. Este es nuestro punto de partida hacia las islas. 

Merece la pena pasear por las calles del centro, y visitar las numerosas tiendas de telas.

El alojamiento aquí (www.chinotelphuket.com)  Desde aquí tomaremos un barco hasta la isla de Ko Phi Phi. 

 

KO PHI PHI

 

Sin ninguna duda, es el paraíso. Se trata de una bella isla, donde todo se vive de forma diferente.

 

No existen carreteras por las que circulen coches, sólo se puede recorrer a pie o en bici o motocicleta. Otra opción para ir de punta a punta es tomar alguna barca de algún local. 

 

Numerosos alojamientos, bungalós, escuelas de submarinismo, puestos callejeros, restaurantes, puestos callejeros de comida … y por la noche, las playas se transforman en auténticos lugares de fiesta donde los juegos malabares con fuego inundan los cielos. 

 

Desde aquí se pueden contratar numerosas excursiones para hacer snorkel en las turquesas y cálidas aguas del entorno, y visitar las innumerables islas que rodean el lugar. 

 

Nos alojamos en unos bungalós a pie de playa, por unos 6 euros por persona. La oferta hotelera es muy amplia y variada. 

 

RAILAY

 

Nuestro siguiente destino no es exactamente una isla, si no que es una península a la que sólo se puede acceder por agua. Destino por excelencia para escaladores, por sus formaciones rocosas.

 

Llegaremos a ella desde Ko Phi Phi, en ferri. En esta isla no existe puerto como tal, por lo que cuando la marea es baja hay que aproximarse a ella en unas pequeñas barcas que vienen a buscarte al ferri y te dejan cerca de la orilla, es obligatorio mojarse los pies!

 

Nuestro alojamiento, un exquisito pero barato bungaló en plena vegetación selvática, donde los monos recorren sus tejados cuando bajan de las montañas a comer fruta. 

 

Puede ser un lugar perfecto para desconectar, descansar y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. 

 

Al igual que entramos, saldremos por agua hacia Krabi, lugar desde donde volaremos hacia Bangkok, poniendo fin a este maravilloso viaje.

Creado por Descubre Sin Limites 2015
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Instagram Icon