Islandia

China

Un viaje independiente, con mochila al hombro y muchas ganas de descubrir

 

China es un país increible, lleno de contrastes para nosotros.

 

Sus comidas, sus calles, sus edificios, sus gentes, su cultura ... todo es realmente asombroso. Durante dos semanas recorrimos el país de forma independiente, ayudados de nuestra guía Lonely Planet e impulsados por nuestras ganas de descubrir este rincón del mundo tan maravillosos. 

 

Nuestro Recorrido

 

Vuelo a Pekin

Pekín

Tren nocturno a Pingyao

Pingyao

Tren nocturno a Xian

Xian

Guerreros de Terracota

Hua Shan, la montaña sagrada

Tren nocturno a Pekin

Pekin

Vuelo a España

Pingyao, la ciudad eterna

 

 

 

 

Cuando hace unos años decidimos dar nuestro gran salto a Asia, China fue el país elegido. En esos momentos de elección no éramos conscientes de que viajaríamos a otro mundo. Aunque más aún cuando llegáramos a Pingyao.

 

 

 

Pingyao es una "ciudad" que se sale de cualquier viaje organizado por agencias. En cambio, es parada obligatoria de "viajeros mochileros". De camino entre Pekin y Xian se encuentra este maravilloso rincón del mundo. 

 

Se trata de la ciudad amurallada mejor conservada de China. Presenta una belleza exclusiva por sus farolillos rojos balanceándose contra muros de ladrillo gris, sus tiendas a pie de calle, su típica y sorprendente arquitectura, sus calles adoquinadas y polvorientas … Sin ninguna duda podemos decir que es un lugar mágico.

 

Explorar las calles de Pingyao puede ser algo sorprendente y maravilloso, existen numerosos lugares que visitar, residencias, templos y monumentos. Aunque la joya de la ciudad es su muralla, la cual se construyó al principio de la dinastía Ming. 

 

Normalmente se llega en tren nocturno desde Pekin, unas 12- 13 horas de trayecto. Los alojamientos son abundantes y para todos los presupuestos. El nuestro, el Harmony Gueshouse, un sitio maravilloso para alojarse mientras descubres esta ciudad.  Igualmente, existen numerosos lugares para comer. 

 

Otro atractivo de Pingyao son los innumerables establecimientos de masajes que existen en sus calles, pero lo más llamativo … los precios!!!! por unos tres euros puedes disfrutar de una hora de masaje de pies. 

 

Un problema que se nos planteaba durante esta parada era todo lo que habíamos leído sobre los billetes de gran para salir de Pingyao, pues a veces podían estar agotados. Realmente lo que ocurre es que todos los alojamientos tienen comprados los billetes, lo que supone que salir por tu cuenta de allí, comprando el billete en la estación puede resultar casi imposible. Nosotros los compramos en nuestro alojamiento y aunque parezca una tontería la experiencia es única, nunca sabes si los tienes o no … jajaja … eso sí gracias a esto hicimos grandes amigos de aventuras!!!

 

Si Pingyao es hermoso de día … la noche es espectacular, numerosos farolillos rojos invaden las calles creando de nuevo un lugar mágico. 

Creado por Descubre Sin Limites 2015
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Instagram Icon