En busca de lo increíble ...

Se acaba de ir el sol, y hemos presenciado una de las puestas de sol más espectaculares ... allí, sentados en una de las dunas más altas del Erg Chebbi ... Maravilloso ...

 

Volvemos hacia la furgoneta ... ¡corremos duna abajo! Subimos, bajamos, volvemos a subir ... La luz va desapareciendo poco a poco, del mismo modo que comienza a levantarse aire, cada vez más fuerte, hasta el punto que nos vemos inmersos en una fuerte tormenta de arena ...

 

Nos tapamos cómo podemos, la fina arena se cuela por todos los lados, se clava en la piel como si de agujas se tratara ... Llegamos. Cambiamos la furgoneta de sitio, debemos ir a un lugar un poco más resguardado, estábamos bajo una duna. 

 

Se mueve la furgoneta, el viento es fuerte. 

 

Nos vamos a cenar al comedor del hotel, es mi cumpleaños y nuestros nuevos amigos me han preparado una “tarta” de patatas ... "Manjares", que tan solo algunos entendemos como tal, adornarán nuestra mesa. Gracias por el detalle. 

 

Nos vamos a dormir, mañana será un gran día.

 

Lo fue.

Amanece un espléndido día, soleado como siempre en esta parte del planeta. Ni rastro de la tormenta de arena que nos azotó por la noche. Tenemos un increíble día de pistas por delante.

 

Gracias a un buen amigo tenemos unos tracks de unos lugares maravillosos, desconocidos para nosotros y la mayoría de la gente que va hasta Marruecos. Ponemos rumbo hacia la aventura! 

 

Nos alejamos de Merzouga ... Continuamos por carretera hasta un punto donde nos tenemos que desviar, comienza la pista! El paisaje es increíble! Somos unos enamorados de Marruecos y sus paisajes. Nos adentramos en paisajes que han servido de escenas en películas, y es que no son para menos. 

 

El track nos muestra que sigamos de frente, hacia aquella enorme formación rocosa que se ve en el horizonte. Nos vamos aproximando, -“¡qué maravilla!”

Continuamos, una enorme puerta nos da paso a este maravilloso lugar. Entramos. Paramos nuestras furgonetas, hay quien sube hasta arriba. Nosotros subiremos andando. Parece que estamos en una película.

Subimos por un estrecho camino empedrado ... y llegamos ... Llegamos hasta uno de los miradores más maravillosos que hemos visto nunca. Increíble. Bajo nuestros pies una enorme extensión de desierto ... Estamos en lo más alto. “¿Puede haber un lugar más increíble?”

 

Recorremos todo el borde, subimos, bajamos ... Disfrutamos de cada momento ... Numerosos fósiles incrustados en la piedra nos demuestran que el paso del tiempo es real. 

No queremos irnos de este lugar, podríamos pasar aquí horas y horas, pero debemos volver. Retornamos camino hacia la furgo por el mismo lugar que vinimos. Volveremos, seguro que volveremos ...

Volvemos tras nuestros pasos y los del track. Recorremos las polvorientas pistas de esta parte de Marruecos, de este increíble rincón del mundo ... Y nos dirigimos a la segunda localización del día. 

Pistas de Marruecos

-“¿Llegaremos?”. Sabemos de antemano que es difícil, que quizás nos quedemos pillados por la arena ... 

Así fue ...

 

Tras alguna hora que otra conducimos por medio de la nada, por increíbles pistas que nos hacían alucinar aún más con el paisaje de este país. Tan solo estamos nosotros ... -“¡Qué maravilla! 

 

Poco a poco nos vamos aproximando al primero de los puntos donde queremos llegar. Parece que todo va bien, pero ...

 

Los ríos de arena nos están esperando. Llegamos al un primero de ellos, conseguimos pasarlo, pero no sin dar un salto que puso a prueba la resistencia de nuestro portabicis, caímos tal cual, y rebotamos en este paso.  Siguiente, también lo cruzamos ... Continuamos ... pero un poco más adelante, otro río de arena, y primera quedada en el, al salir nos quedamos atrapados ...

 

Tenemos que tirar de planchas y pala. Excavamos, ponemos planchas, avanzamos un poco. Vuelta a lo mismo. Un poco más de avance, pero poco. Planchas, pala ... Planchas, pala ... Evaluamos el terreno por delante. Esta mejor. Pero posiblemente un poco más adelante volvamos a quedarnos pillados. 

 

Pasa el tiempo y aún no hemos sido capaces de salir ... 

Al fondo vemos la escalera, allí está el primer punto al que queremos llegar, está ahí mismo, pero nos hemos quedado ...

 

Nuestros compañeros de ruta deciden no seguir hacia delante. Es la decisión más acertada. Intentaremos salir marcha atrás ... -“1,2,3! Tira!” ... Y la furgoneta salió sin ningún tipo de esfuerzo. Por unos instantes se nos pasa por la cabeza volver a intentarlo ... Pero no, retrocedemos. 

 

A lo lejos, una tormenta avanza a pasos agigantados hacia nosotros. Increíbles nubes negras envueltas en rayos se aproximan hacia donde estamos nosotros. Queremos ir hacia la escalera, -“¿Nos dará tiempo?”  

 

Recogemos planchas, atamos la pala ... el viento cada vez es más fuerte. Comemos algo antes de salir andando. Hemos desgastado mucho sacando la furgoneta y hay que reponer. Cerramos la puerta de la furgo, el polvillo se nos mete por todos los lados ...

Tras estos instantes de descanso salimos en busca de nuestro objetivo. Esta allí, al fondo ... La tormenta está llegando. Se escapan las primeras gotas de agua. Seguimos, cada vez está más cerca.

 

Increíble, la escalera está ante nosotros. Parece una obra marciana. En mitad de la nada, y como quien no quiere la cosa se levanta esta enorme construcción. Y aunque parezca mentira, allí hay una persona guardando el lugar. Nos deja verlo, pero no subir en ella. 

 

Simplemente increíble ...

La tormenta está encima de nosotros. Debemos volver hacia las furgonetas. Los rayos cada vez están más cerca de nosotros, el aire es más fuerte y comienza a llover. No tardamos mucho. Ya estamos.

 

Debemos volver por donde vinimos, seguiremos el track. La lluvia nos acompañará durante buena parte del camino. Las “culebrillas” que forman los rayos se ven brillar entre las grises y oscuras nubes. Que maravilla de lugar. Pero debemos salir pronto a la carretera, si llueve mucho más la pista puede convertirse en un trampa de barro. Seguimos conduciendo, sin parar. 

 

Tras alguna hora que otra, vemos el final del camino, al fondo se encuentra la carretera ... Lo hemos conseguido. ¡Qué gran día! 

 

Es relativamente pronto. Podemos buscar un camping cercano o seguir hacia nuestro siguiente destino, las Gargantas del Todra y del Dades. Continuamos camino. Sabemos que se nos hará de noche ... pero preferimos dormir cerca de las Gargantas ...

 

Marruecos es maravilloso. 

de aquí a 

gargantas del

todra y dades 

entrevista por la televisión portuguesa

¿Qué ocurre si tienes que ir al mecánico en marruecos?

¿NECESITAS UN SEGURO

PARA TU PRÓXIMO VIAJE?

horizontal_510x300_2.png
Creado por Descubre Sin Limites 2015
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Instagram Icon